El pergamino de Diógenes (I): Tigana

¡¡¡Muy buenas queridos diogenésicos!!!

            Hoy estrenamos una nueva sección, y supongo que alguno se preguntará ¿Por qué?. Pues básicamente por dos razones; la primera porque me ha dejado el señor que gestiona este blog y la segunda porque no hay nada más analógico que el papel y más digital que un ebook, así que hablaremos de libros y vosotros podréis elegir el formato en el que más os apetezca leerlo.

            Me ha costado mucho decidir el primer libro para hacer la reseña, pero al final, por aquello de nuestro querido “Diógenes “, me he decido por una obra de Guy Gavriel Kay de título “Tigana”, que es ya madurita porque cuenta con su buenos veintiséis años de vida y encontrarla en formato físico es ciertamente complicado, así que es mucho más fácil que la encontréis en formato digital. En mi caso he tenido la suerte de que me lo prestarán un par de veces para leerlo, así que muchas gracias Elena, serás recompensada con una buena espumosa.

Lo primero, el autor, Guy Gavriel Kay. No soy muy partidario de dar datos biográficos porque hoy en día en la página web del autor y en muchas más está a disposición de cualquiera donde ha nacido, crecido, historia, influencias… así que si me lo permitís, esos datos os los dejo a la curiosidad de cada uno y me centro en otras obras del autor para que sirvan de referencia.

Principalmente se conoce a este autor por su obra de más renombre “El tapiz de Fionavar”, la cual leí hace muchos años y me hizo poner a este señor en la columna de “leer más” y no en “no volver a acercarme ni borracho”, que junto con el resto de novelas publicadas hace un total de diez libros a nuestra disposición.  Os dejo una reseña de la bibliografía para que tengáis más información respecto de otros libros de este autor:

https://es.wikipedia.org/wiki/Guy_Gavriel_Kay#Bibliograf.C3.ADa

 

            Antes de entrar en profundidad sobre el libro que nos ocupa, me gustaría hacer una pequeña aclaración. Desde hace tiempo que tengo en mente una diferenciación dentro de la fantasía, pero claro, para gustos los colores, así que al que no le guste y no la comparta, todo el respeto y cada uno con sus ideas, que para algo nos gusta leer y es para usar lo que está al final del cuello con algún propósito mejor que el de sujetar el sombrero o tirar tabiques en momentos de frustración.

Desde hace tiempo que vemos que existe una fantasía clásica, o mejor dicho, una fantasía con elementos clásicos, es decir, razas como enanos, elfos, gnomos, dragones… en los que suele ser habitual la existencia de un personaje que descubre su destino a lo largo de los libros; algo que se ha dado en llamar “el camino del héroe”. A estos elementos clásicos se les suele añadir algún aderezo que les hace diferenciarse del resto, ya sea en alguno de los personajes, alguna raza nueva o innovaciones como el vapor… pero cuya esencia bebe de las fuentes clásicas conocidas por todos; Señor de los Anillos, Dragonlance, Reinos Olvidados, etc.

No obstante y más recientemente, ha saltado a la palestra una nueva fantasía que decide prescindir de esos elementos clásicos y deja de lado a nuestros amigos de orejas puntiagudas y pies llenos de pelos por dar un giro y un nuevo enfoque a temas como la magia, el mundo “humano” y la realidad tal y como la conocemos. Como muestra un botón… la trilogía de “Nacidos de la bruma” de Brandon Sanderson, a la cual la dedicaremos alguna palabra más en ocasiones futuras.

 

            Una vez hecha la diferenciación que ronda por mí cabeza, o en términos más coloquiales, después de haber soltado todo el rollo, lo primero que me gustaría decir sobre “Tigana”, es que no es una obra clásica tal y como la definía anteriormente, no esperéis de “Tigana” una historia de elfos, enanos y héroes con brillante armadura. Tampoco puedo definir a “Tigana” como una novela de “nueva fantasía” actual, pero me parece correcto incardinarla en este segmento. ¿Por qué? Porque en “Tigana”, la magia ocupa un papel esencial en la historia, no obstante es una magia más brutal, más exclusiva y que define el argumento en sí mismo ya que es origen y final del mismo. No voy a hacer spoilers, los odio, estad tranquilos.

 

Con esta base, Guy Gavriel Kay, consigue construir una historia basada en la época de los nobles conspiradores, las alianzas entre casas, los odios entre las mismas, las guerras expansionistas… tomando como base a una Italia de época, cuya influencia se deja ver en los nombres de los personajes, en la propia geografía de la Península de la Palma y en la corte de Ciara.

 

Ya tenemos dos ingredientes básicos de la novela, la magia y la ambientación. Una vez mezclados estos dos conceptos Guy Gavriel Kay, construye la novela con, lo que para este humilde servidor que escribe es lo mejor del libro, unos personajes cuyos transfondos, motivaciones e intereses, les dotan de una personalidad profunda y cuyos matices se mueven mucho entre el negro, gris y blanco, lo cual se deja ver en muchas de las decisiones a las que se ven obligados a tomar a lo largo de la historia.

Para culminar, el amor, protagonista indiscutible a lo largo de todas las páginas que integran el libro, un amor loco, altruista, ciego a veces y que no resulta en ningún momento empalagoso o recargado.

Con los cimientos construidos en todo lo que hemos hablado anteriormente, dar unas pinceladas de argumento para terminar de llamar la atención del lector:

“Tigana” es el nombre de una región dentro de la Península de la Palma, la cual se encuentra dividida bajo el control de dos tiranos, cuya existencia y memoria ha hecho olvidar uno de ellos, como castigo por matar a su hijo en una de las batallas dentro de la guerra que supuso la conquista de dicha Península. Los habitantes de Tigana lucharan por recuperar su historia, su memoria y su tierra, aunque ello les lleve a decisiones morales cuestionables y dudar de su propias motivaciones.

 

            Y con esto termino, esperando que os guste esta reseña. Lógicamente es mejorable, y habré cometido más fallos de los que me gustaría, pero es la primera y la ilusión de empezar algo nuevo y divertido dentro de “Diógenes Digital” y dedicado especialmente a todos aquellos a los que os guste la lectura tanto como a mí.

 

P.D.: Para cuando os canséis de leer, acordaos de nuestro podcast ^__^

 

Aiondawn

7d91f-tigana

Anuncios

2 thoughts on “El pergamino de Diógenes (I): Tigana

  1. He venido a cobrarme la espumosa. Veo una laguna, y es que no explicas por qué te han dejado hacer esta sección… seguramente la próxima semana haya muchas más espumosas en la nevera ;). Ahora en serio, encantada de que te gustase el libro. Un saludete

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s